Entrelodicho

un blog de Diana Fernández Zalazar
Subscribe

Archive for Julio, 2008

Rabia, muerte y más rabia.

Julio 23, 2008 By: Diana Category: democracia, educación, salud, sociedad 3 Comments →

Lamentablemente las noticias sobre salud en Argentina no son buenas. Ayer falleció en Jujuy un niño de ocho años que había sido mordido por un perro rabioso. Esta enfermedad junto a otras como la tuberculosis, el cólera y la enfermedad de Chagas-Mazza; están fuertemente asociadas con la pobreza y la falta de recursos. No me parecen justas las palabras del Dr. Victor Urbani, Director del Hospital de Niños Héctor Quintana, quien responsabilizó por el caso a los padres del menor debido a que si bien se había iniciado el tratamiento en el hospital dijo: “Pero los padres debieron volver al hospital para que el niño fuera vacunado con diez dosis más y no lo hicieron”. Aquí cabe la pregunta: ¿Cuántas veces los pacientes no regresan y porqué? Sin tener en cuenta y abrir las orejas a las posibles respuestas los casos se seguirán multiplicando y el sistema de salud junto a sus agentes seguirán desresponsabilizando del tema. En mi experiencia como trabajadora de la salud en hospitales del conourbano bonaerense encontré muchísimas situaciones en las que el paciente no regresa simplemente porque no tiene ni los centavos para viajar hasta el centro de salud y mucho menos para costear los gastos sanitarios. Esto es bastante común y nadie lo ignora. A las tristes historias de desamparo y falta de recursos básicos como para poder acceder al sistema de salud se suman la ausencia de una adecuada educación para la salud que permita a la población tomar recaudos y decisiones para el cuidado de la misma. De esto ¿tienen la responsabilidad los pacientes? ¿Los que padecen? (más…)

Felicidad por Ingrid y por la libertad

Julio 02, 2008 By: Diana Category: democracia, redes sociales, sociedad 1 Comment →


Imagen de Ingrid BetancourtHace minutos se difundió por la prensa Argentina la noticia de la liberación de Ingrid Betancourt junto a otros 14 rehenes. La primera sensación es de una tremenda alegría porque no sólo era desgarradora la historia y lo que sabíamos de las vicisitudes vividas por ella en cautiverio, sino que a la vez conocíamos de las condiciones tremendas que implicaba la supervivencia en la selva por parte de los rehenes. Y es justamente allí donde quiero situar mi reflexión ya considero que no hay causa política o social que justifique la pérdida de la libertad de seres humanos y mucho menos las vejaciones o humillaciones a los que pudieran ser sometidos. Cuando se habla de una sociedad mejor, esto debiera implicar también sostener una ética mejor que la que se desea suplantar. Ojalá esto sea sólo el principio de un proceso donde ningún ser humano sea el rehén de otro.