Entrelodicho

un blog de Diana Fernández Zalazar
Subscribe

Archive for the ‘arte’

La muralla de Nicolás Guillén

Junio 06, 2007 By: Diana Category: arte 3 Comments →


Para hacer esta muralla,

tráiganme todas las manos
los negros, sus manos negras
los blancos, sus blancas manos.Una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte
desde el monte hasta la playa,
allá sobre el horizonte.


—¡Tún, tún!
—¿Quién es?
—Una rosa y un clavel…

—¡Abre la muralla!
—¡Tún, tún!
—¿Quién es?
—El sable del coronel…
—¡Cierra la muralla!
—¡Tún, tún!

¿Quién es?
—La paloma y el laurel…
—¡Abre la muralla!
—¡Tún, tún!
—¿Quién es?
—El alacrán y el ciempiés…
¡Cierra la muralla!


Al corazón del amigo:

abre la muralla;
al veneno y al puñal:
cierra la muralla;
al mirto y la hierbabuena:
abre la muralla;
al diente de la serpiente:
cierra la muralla;
al corazón del amigo:

abre la muralla;
al ruiseñor en la flor…Alcemos esta muralla

juntando todas las manos;
los negros, sus manos negras
los blancos, sus blancas manos.


Una muralla que vaya

desde la playa hasta el monte
desde el monte hasta la playa,
allá sobre el horizonte.


Nicolás Guillén. La paloma de vuelo popular, en Obra poética 1920-1972, La Habana, Instituto Cubano del Libro, 1972.

Cuando los estímulos disparan metáforas

Mayo 31, 2007 By: Diana Category: arte, educación, psicología 3 Comments →

Hoy estoy impactada por la cantidad de material y estimulación que estoy recibiendo en el viaje por la Web2. En otro lugar escribía que tanto el corto de casa tomada como el recital de Nacha Guevara son disparadores de ideas, recuerdos y sentimientos. Pero como todo esto es mucho y puede remitirnos a tantos temas (lo social, la educación, la libertad, etc.) voy a elegir solamente la canción de los patitos feos porque creo que identifica a toda una generación y a la vez sigue teniendo actualidad ya que plantea lo difícil que es poder comprender y acompañar a un sujeto en su metamorfosis de crecimiento y de conocimiento. Ayer justamente escribía en el blog de Daniel I. Krichman que lo que siempre de algún modo me irritó de las instituciones educativas es ese “deber ser” con el que los docentes en mi tiempo nos taladraban el cerebro. “Debes ser prolija, una niña no puede subrayar así, eso no es de nena” y otras brutalidades por el estilo, donde además lejos de señalar los obstáculos para que sean superados generalmente se descalificaba y se etiquetaba al sujeto. Aunque parezca increible en la actualidad todavía hay prácticas y discursos que circulan de manera semejante y hay docentes que creen que “hacer las cosas bien” es cumplir con todos los pasos obligatorios de una currícula y no importa cómo. Así siempre el sujeto se pierde y el deseo por el conocimiento se mata. Pero por suerte los patitos feos de la escuela en muchos casos se convierten en cisnes. Va el link de la letra: Fuimos los Patitos Feos.